Homilía del Evangelio del XXVII domingo del Tiempo Ordinario.

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Artículo anterior12 nuevos seminaristas para Sevilla
Artículo siguiente😥 No es bueno que el hombre esté solo 🥰