¡El AMOR VENCE SIEMPRE!❤ 🙏🏻 ❤

Hoy hace un año que comenzó nuestro peregrinar. Un año en el que aún siendo duro, no me cambiaría por nadie. Un año en el que hemos sufrido mucho pero en el que también hemos aprendido incluso más. Un año en el que hemos conocido a personas maravillosas, nos han compartido testimonios preciosos, hemos sido testigos de conversiones, y hemos vivido momentos únicos, sabiendo desde el principio que “si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?”.

Yo siempre digo que nosotros NO ESCOGIMOS ESTA CRUZ, pero sin embargo, SÍ HEMOS ESCOGIDO CÓMO VIVIRLA.

La vivimos desde el abandono y desde la plena y absoluta confianza en nuestro Señor, eso sí, sin perder el contacto con la realidad, sin huir… siendo plenamente conscientes de la gravedad de la enfermedad de nuestro Pedrito: “Con los pies en la tierra pero con la mirada puesta en el Cielo.”

Nos sentimos unos auténticos afortunados y privilegiados por la FE que nos inculcaron nuestros padres y que nos ha ayudado a luchar contra viento y marea con una paz y una serenidad que sabemos que solo pueden venir de Dios. Si la gente supiera ¡que DIOS EXISTE! ¡que es muy grande! y que está siempre a nuestro lado para ayudarnos, sería muchísimo más feliz. ¡Por eso me siento en la obligación de contarlo! ¡Si tengo el mayor regalazo del mundo ¿cómo no voy a compartirlo?!

No tengo suficientes palabras para agradecer a tanta gente buena que nos acompaña, sostiene y reconforta día a día. Especialmente a mi familia, la mejor. A mis Cirineas, a mi familia orante, a mis parroquianas, a mi chat del colegio, a personas anónimas que se vuelcan con nuestro Pedrito y que nos sorprenden cada día. ¡A ese maravilloso ROSARIO de las 8pm que lleva desde hace 1 año tronando todos los días ininterrumpidamente al Cielo por Pedrito y por todas las intenciones que nos llegan! ¡Gracias infinitas! ¡Todos y cada uno sois parte de este gran MILAGRO! 🥰

Cada uno tiene su cruz pero hasta que no logremos entenderla, le demos un sentido y aprendamos a abrazarla no encontraremos la paz y la alegría para vivir.

“Casi todos vienen a mí para que les alivie la cruz; pocos los que me piden que les enseñe a llevarla”.

Claro que hay que poner de nuestra parte pero tenemos unos medios maravillosos: la oración, los libros espirituales, los buenos amigos, la música, contemplar la naturaleza, los sacerdotes, religiosas, adoraciones… ¡la maravillosa familia que es la IGLESIA!

No sabremos que pasará con nuestro Pedrito, pero lo que sí sabemos es que la VIDA es GRANDE, es BELLA y es MARAVILLOSA. ¡Hay que vivirla y disfrutarla cada día! No nos dejemos llevar por apariencias, postureos… ¡seamos auténticos!

Sabemos que la comunión de los Santos es real ¡yo la he sentido!. Que el poder de la oración es real y es inmenso y que Dios nuestro Señor camina a nuestro lado cada día. Aunque muchas veces no entendamos sus planes, tenemos que saber que Él siempre hará lo mejor para cada de uno de nosotros: “Lo que Dios quiera, como Dios quiera, cuando Dios quiera”.

GRACIAS INFINITAS otra vez, no sois conscientes del bien y de la labor tan grande que obráis en nosotros. ¡Eternamente agradecidos!

Como decía San Juan De la Cruz: “Al final de la vida nos examinarán del amor” ¿Sabéis que? ¡Vosotros “Matrícula de honor”!

¡Gracias, gracias, gracias! 🙌🏻 🙌🏻

¡Vamos Pedrito! 💪🏻 💪🏻

¡DIOS SIEMPRE PUEDE MÁS!

Carla Guzmán (madre de Pedrito)

 

Artículo anterior«Medjugorje», un encargo de la Virgen
Artículo siguienteCinco jóvenes inician el prenoviciado de los Dominicos