Según informa Religión Confidencial la concejala de Cultura en el ayuntamiento de Castellón afirmaba el pasado julio:  “basándonos en la legalidad, y teniendo en base al informe de la autoridad competente, que es la Dirección General de Calidad Democrática, el que determina que el monumento es un vestigio de exaltación franquista, y como regidora con las competencias delegadas de Memoria Democrática, ordeno la retirada del monumento a los caídos del Parque Ribalta”.

Sin embargo, Justicia ha paralizado, por segunda vez, la retirada de la Cruz, basándose en un estudio sobre el estado de su estado de conservación, tras la presentación de un recurso contra el decreto del ayuntamiento que ordenaba el derribo.

Vamos a rezar mucho y bien para frenar la acción del maligno, que continúa haciendo de las suyas sin descanso.

Puedes leer esta noticia completa en Religión Confidencial

Artículo anteriorTamara Falcó en «Medjugorje»
Artículo siguienteEl Papa expresa su cercanía a los vecinos de La Palma