Los mensajes de Jesús muchas veces son consoladores, otras exigentes. Es el caso de este domingo. El Señor nos presenta el pecado de escándalo y nos muestra su gravedad.

En su día se lo dijo también a Pedro: «apártate de mí porque me haces tropezar… (porque me escandalizas). Aprendamos esta nueva lección de Jesús y luchemos por ponerla en práctica con Su ayuda! 😉

Artículo anteriorHomilía del XXVI domingo del Tiempo Ordinario
Artículo siguienteLa voz de Dios en los golpes de la realidad.