“Yo voy a acabar mi intervención rezando un Ave María por las personas que están cerrando en estos momentos en la puerta de los abortorios y para que Dios ayude a las mujeres que tienen en mente en este momento abortar”, ha concluido su discurso una política en el pleno del ayuntamiento de Córdoba.

La Opinión de Murcia ha informado que la intervención ha tenido lugar en un debate sobre la propuesta de algunos partidos políticos que perseguía condenar el acoso a las mujeres que acuden a interrumpir su embarazo y eliminar las subvenciones a entidades que promuevan este tipo de actos.

La concejal ha defendido la libertad de rezar por quien se quiera y donde se quiera.

Puedes leer este artículo completo en La Opinión de Murcia

Artículo anteriorBenedicto XVI: el sufrimiento
Artículo siguiente«Cometas en el cielo». Khaled Hosseini