El hijo de un rico comerciante de Kabul narra su infancia feliz y segura, el exilio al comenzar la guerra con Rusia y la estancia de unos días en su país, en la época de los talibanes, para buscar al hijo de un antiguo compañero de juegos, asesinado por fanáticos extremistas. Sobre un marco sociopolítico interesante y poco conocido, el autor plantea una problemática muy humana que pone de manifiesto el peso de la culpa sobre la conciencia y la necesidad moral de reparar el daño hecho a otros por cobardía.

Si ha gustado este libro, se puede también leer lo que se puede considerar la segunda parte, “Mil soles espléndidos”. Pero por la inmersión en Afganistán, gustará también “Los jinetes”, una novela que muestra muchas caras de ese país. Para indagar sobre la situación social actual en Afganistán, “Los sueños de Nassima”.

Reseña publicada en el Club del lector

Artículo anteriorUna concejal del Ayuntamiento de Córdoba reza un Avemaría contra el aborto
Artículo siguienteEsperemos que no pierdan el norte.