Viendo estos días la catástrofe que está provocando el volcán Cumbre Vieja en la isla de la Palma, se te encoge el corazón de ver tanto sufrimiento. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y los bomberos están dejándose la piel para organizar, ayudar a las familias en la evacuación y todo lo demás que ellos puedan hacer para paliar tantos daños. Mis felicitaciones a todos ellos.

Hoy, viendo los informativos, descubro un gesto, que nadie ha cuestionado, y que a mí me parecido muy significativo. Los bomberos se habían propuesto salvar como fuera la iglesia de Todoque haciendo lo imposible para que no quedara sepultada por la lava. Para ello habían colocado unos muros y otro tipo de barreras para, de esta manera, desviar la colada del volcán y, por ahora ¡¡lo han conseguido!!

A mí esto me ha hecho pensar lo importante que es para todos su iglesia, el templo de Dios, donde el Señor les espera siempre. A la hora de la verdad, Dios sí importa.

Continuamos rezando por todos ellos.

M.G.

Artículo anteriorTodos los ginecólogos de un hospital objetores niegan la práctica de un aborto
Artículo siguiente¿Felices los que lloran? | Diosidencias | HAM