Si algo he ido comprobando a lo largo del tiempo es que para disminuir nuestro sufrimiento, uno debe salir de uno mismo y darse a los demás.

Esto dicho así parece muy fácil y sencillo, pero no lo es, y menos cuando el mundo te vende lo contrario, individualismo, egocentrismo y yo, yo, yo.

No es fácil, porque cuesta, porque tenemos que dejar nuestros problemas de lado para abordar los del otro, dejar de pensar en mi para pensar en ti… pero es paradójico que cuando lo pones en marcha tu vida cambia, interiormente creces, porque amig@ ayudar al resto llena, llena mucho. Y entonces ya no puedes parar porque ves la recompensa, estás mejor, eres mejor y además el otro también.

Así que si ahora mismo pasas por una situación difícil quiero darte una idea para mejorar al menos tu situación personal, date a los demás, preocúpate por ayudar, emplea algo de tu tiempo en otros… y luego verás el gran resultado que obtienes… más alegría, más paz y mucho más amor. Esto es la vida… servicio y amor por los demás… qué difícil y que maravilloso a la vez, por eso mismo y porque todo son ventajas…¿a qué esperamos?

Laura ( @viajarentrelineas)

Artículo anteriorMADRE VEN visita la “Sagrada Familia” de Barcelona
Artículo siguienteRezamos por la isla de La Palma #Rezamoscontigo