Todos asistimos con estupor al impresionante espectáculo provocado por la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla canaria de la Palma, y el avance inexorable de ríos de fuego amenazando viviendas y pueblos.

Ya han sido desalojadas 5000 personas de sus hogares ante la proximidad de la lava y probablemente haya que seguir evacuando a muchas más.

Ante esta situación de dolor, vamos a pedir a la Santísima Virgen que ruegue por las personas que están en peligro, que pueden perder sus hogares y medios de vida, y para que el volcán ocasione los mínimos daños posibles.

 

Artículo anterior¿Quieres salir de tu sufrimiento?
Artículo siguienteMiguel, enfermo en cuidados paliativos, cumple uno sus sueños