La peregrinación Madre Ven llegó a Barcelona y visitó la basílica de la Sagrada Familia.

Fue un recibimiento con todos los honores y en un momento en el que se está construyendo la torre de la Madre de Dios. Gaudí le dedicó el segundo cimborrio más importante de la basílica. También el ábside hace referencia a María por su forma circular que envuelve, como un útero materno, el altar sagrado de Jesucristo.

En la torre de la Virgen, hay una corona de piedra con doce estrellas de forja que expresa que María es Madre de Jesús y de la Iglesia y Reina del cielo. En diciembre será coronada con una estrella de doce puntas, símbolo de María como madre de Jesús. Estará iluminada durante las horas nocturnas, desde su interior, para que en los momentos oscuros, la tengamos a Ella como guía. Este símbolo de María y guía de navegantes, la Stella matutina, es la estrella que, justo antes de la salida del gran astro, el sol, anuncia el nacimiento del día, y representa también el Adviento, que anuncia la llegada inminente de Jesús, el día de Navidad.

Gaudí le dio a la Virgen María un protagonismo especial, en la Sagrada Familia, con todos los elementos utilizados, tanto en el interior como en el exterior de la Basílica.

En medio de la noche, o cuando se cierne sobre nosotros el peligro de una tormenta inminente…elevemos los ojos y el corazón a María, como una estrella que brilla en el cielo y, para que con su luz, nos oriente y nos guíe hasta la orilla firme del alba, hasta la tierra segura.

La peregrinación Madre Ven ha acercado a la Virgen Inmaculada de Éfeso a esta maravillosa obra de arte, a este poema de piedra dedicado a Dios.

Seguro que Gaudí, desde el cielo, habrá intercedido por los frutos de esta peregrinación y se habrá emocionado al ver la belleza de nuestra Madre Inmaculada.

Gracias, Gaudí por tu legado, que nos eleva al cielo y, gracias, por querer tanto a María. Hoy, Ella te visita y, con esta preciosa peregrinación, nos recuerda a todos que no estamos solos, en este camino de la vida, y que Ella no se olvida de nosotros.

Marienma Posadas

Artículo anterior«Crisis de la masculinidad en la sociedad actual»
Artículo siguiente¿Quieres salir de tu sufrimiento?