Papa Francisco ha urgido este jueves a los líderes de movimientos espirituales a adaptar el carisma fundacional a las necesidades del momento y a renovar sin miedo los cargos directivos por votación directa de todos los miembros. Así nos lo recuerda el diario ABC.

En el encuentro, que ha tenido lugar durante la celebración de un congreso sobre el modo de gobernar organizado por el departamento de Laicos, Familia y Vida, el Papa les ha dicho que la pertenencia a un movimiento «no debe encerrarnos en ‘bidones de hierro’ en los que nos sentimos seguros como si no hubiera necesidad de responder a los desafíos y los cambios». Sería «vivir en un mundo paralelo».

«Caemos en la trampa de la deslealtad cuando nos presentamos a los demás como los únicos interpretes del carisma, los únicos herederos de nuestra asociación o movimiento, cuando hacemos de todo para conservar los cargos toda la vida o cuando intentamos decidir quien debe ser nuestro sucesor».

Puedes leer el artículo completo en ABC

Artículo anteriorBenedicto XVI escribe sobre la deriva del ser humano
Artículo siguiente«Verde agua». Marisa Madieri