El Papa Emérito Benedicto XVI ha señalado que la legalización del matrimonio de personas del mismo sexo en muchos países es “una distorsión de la conciencia” que también ha afectado a algunos en círculos católicos.

Segú desvela Aciprensa, en la introducción de un nuevo libro que reúne sus escritos sobre Europa, Benedicto XVI resalta que “con la legalización del ‘matrimonio del mismo sexo’ en 16 países europeos, el asunto del matrimonio y la familia ha tomado una nueva dimensión que no puede ignorarse».

En Europa se ha perdido la conciencia de sacralidad de la vida humana. Benedicto XVI afirma que es importante observar que el concepto de “matrimonio del mismo sexo” es “una contradicción con todas las culturas de la humanidad que han seguido hasta ahora.

“La certeza básica de que la humanidad existe como masculina y femenina, y que la transmisión de la vida sirve a esta tarea y que más allá de todas las diferencias, en esto consiste esencialmente el matrimonio, es una certeza original que ha sido obvia para la humanidad hasta ahora”, escribe Benedicto XVI.

La separación de sexualidad y fertilidad significa que de esta manera todas las formas de sexualidad son equivalentes. Por tanto “la fertilidad, naturalmente, puede pensarse incluso sin sexualidad”. «De esta manera el hombre ya no es concebido ni generado sino hecho».

En este sentido, igual que se planea hacer vida, se planea destruirla. «Surge la pregunta sobre si hay un Creador o si somos todos simplemente productos manufacturados”

Puedes leer este artículo completo en Aciprensa

Artículo anterior“Aquí estoy…, aquí te espero”. Testimonio vocacional de Fátima
Artículo siguienteEl Papa invita a los movimientos a no vivir en un mundo paralelo