Beatriz dio el paso y ahora comienza una nueva etapa vocacional en el monasterio después de un año con nosotras. Pasa de ser postulante y vestir con ropa de calle a ser novicia y a vestir el hábito en este monasterio de Santa Cruz de benedictinas de Sahagún, León.

Artículo anteriorHáblame, Señor, háblame desde el asiento 4B (II)
Artículo siguienteOcho nuevos diáconos para Sevilla