El Evangelio de hoy abre varios frentes: por un lado Jesús pregunta a sus discípulos quién es para ellos. Por otro, nos da las pautas para seguirlo.

Artículo anteriorHomilía del Evangelio del XXXIV domingo del Tiempo Ordinario
Artículo siguienteLa muerte no es el final