Empezamos una nueva sección que esperamos que os ayude y es que en mi cole, cuando alguien parece que no entra en razones, se le invita a ir al rincón de pensar para que medite sobre su conducta, comportamiento, lo que acaba de hacer.

Tenemos mucho que pensar y, como dice Ayllón, el  hombre es el único sujeto capaz de hacerse preguntas y por eso lo que queremos es ayudarte a que te formules algunas.

La primera de ellas tiene que ver con un suceso de hace unas semanas. Me llegó al confesionario una chica de 16 años y me dijo: soy la única de mi pandilla que va a Misa los domingos y cuando digo a mis amigas o amigos que voy a ir a Misa me preguntan si me han comido el coco. A veces, cuando hablo con ellos/as de religión no sé dar respuestas a lo que me preguntan. Me estoy agobiando.

Hoy hay muchos chicos y chicas que al no recibir clase de religión en el colegio tienen un conocimiento escaso o superficial de la Fe. Puede que, muchos de ellos, sólo el que recibieran cuando fueron a catequesis de primera comunión. Eso ha producido que muchos de los jóvenes que viven hoy la Fe convivan con otros muchos que la desconocen por completo o muy superficialmente.

¿Cómo les formamos? ¿Cómo se forman? ¿Realmente los jóvenes que van hoy a Misa están bien formados? ¿Saben dar razones de su modo de vivir la Fe?

Catering L’Ecuyer, en una reciente entrevista, decía: la ignorancia se está convirtiendo en un valor social; y es que es muy grave no saber dar razones de nuestro vivir. Pienso que la gran tarea hoy es la formación y que para eso debemos dejar el simple pinta y colorea unos dibujos en la clase de religión de los colegios en los que todavía se da esa asignatura o en las catequesis de algunas parroquias.

Robert Tyrrel

Artículo anteriorApareció el cuadro de la misericordia | Diosidencias
Artículo siguiente¿Quieres poner flores en un gran manto blanco para la Virgen?