El sacerdote Fernando Reyes Rico, de 49 años de edad, párroco de la iglesia de San Julián de Sevilla, fue encontrado sin vida en en su domicilio, sin que se sepan por el momento las causas del fallecimiento, informa el Diario de Sevilla.

Ha sido una limpiadora la que ha dado la voz de la alarma tras encontrar el cuerpo sin vida en el domicilio parroquial.

El Arzobispado y hermandades han manifestado sus condolencias. D.E.P.

Puedes leer más sobre esta triste noticia en el Diario de Sevilla

Artículo anteriorLa historia de la Virgen que hay detrás de los bombones Ferrero Rocher
Artículo siguienteDos hermanas ingresan en la vida contemplativa