La parroquia de La Bien Aparecida de Santander sufrió un robo el pasado domingo, poco después de la misa matinal. Desaparecieron el cáliz, los libros sagrados, varios cirios y la puerta del sagrario fue arrancada, informa El Diario Montañés.

Al parecer el párroco, tras la misa de las 13:00 hs., cerró con llave la puerta del templo y cuando volvió a abrir para la siguiente celebración, ya había sido profanada. Se cree que los profanadores se encontraban dentro del templo porque ni la puerta ni las ventanas había sido forzada. La Policía tampoco ha encontrado huellas, «por lo que se cree que actuaron con guantes».

La escena con la que se encontró el párroco, fue la del sagrario profanado, con la puerta arrancada y sustraída, al igual que el cáliz, que custodiaba las formas sagradas que estaban tiradas por el suelo. «No sabemos si también se llevaron algunas formas», lamenta la comunidad eclesiástica. También robaron velas, el misal, el libro de la Santa Sede. «Nada de lo sustraído tiene valor económico» por eso se cree que el móvil ha sido sacrílego.

Puedes leer esta noticia completa en El Diario Montañés.

 

Artículo anterior7 minutos con Madre Teresa de Calcuta cambiaron su vida
Artículo siguienteLa historia de la Virgen que hay detrás de los bombones Ferrero Rocher