Rosario Dueñas (Mariqui) sufrió en su juventud un accidente que desfiguró su cuerpo y trastocó sus expectativas de vida. “Fue una experiencia dura, aunque no traumática; quizás por mi juventud ni era consciente de la magnitud de aquello”.

Tras un largo proceso de recuperación se traslado a estudiar a Londres y volvió a Galicia donde ya todo era diferente para ella. No encontraba su lugar. En su camino de inquieta búsqueda “el Señor me llevó a Mombasa, en África. Lo que era una escapada de 21 días para distraerme y cambiar de aires, conocer otras cosas, se convirtió en una estancia de 3 meses durante la que conocí el mal llamado Tercer Mundo”, y también en el detonante de una nueva vida para ella que nos relata en este testimonio de esperanza.

Artículo anteriorLa Hermana Laura toma el hábito en una ceremonia preciosa
Artículo siguienteProfanan una iglesia en Santander