Nuestro mundo necesita gente que viva con grandeza. Por ello, y pienso que es cierto, no podemos vivir sumergidos en todo aquello que está configurando una mentalidad que va contra el plan de Dios.

Escucha y reflexiona lo que el Padre Pablo Pich-Aguilera nos tiene que decir porque es muy importante y nos afecta a todos.

Artículo anteriorHáblame, Señor, háblame desde el asiento 3A (I)
Artículo siguienteUna ocasión para el crecimiento de la familia