“Pablo Jerez, el Cadete amado por el Señor Jesús”.

Pensé en Pablo como el discípulo amado por el Señor, y que ahora inclinaría su cabeza para apoyarse en el regazo del Señor Jesús mientras parte su pan en la Última Cena.

Pensé en Pablo como el discípulo amado por el Señor, y que ahora estaría junto su Madre al pie de la Cruz. Es el hijo quien pide a la madre que no llore por Él…

Pensé en Pablo como el discípulo amado por el Señor, y que ahora llegaría corriendo del ejercicio de adiestramiento en el campo de maniobras, antes que Pedro al Sepulcro del Señor, para ver que su cuerpo no está allí, ha resucitado.

En la Última Cena de esta Misa estás tú; al pie de la Cruz, en el Calvario del dolor está tu familia; junto a la piedra del Sepulcro, estamos tus compañeros de verde y amigos de Promoción.

Desde la Academia de Oficiales de la Guardia Civil de Aranjuez, pedimos, compañero Pablo: “Descansa y Resucita con el Señor Jesús”.

Páter Carlos Manjón.

Artículo anteriorMatrimonio Moller Verderau: «Yo elijo amar»
Artículo siguienteLa Hermana Laura toma el hábito en una ceremonia preciosa