La familia guipuzcoana ETXEZARRETA formada por Sara y Tomás y sus doce hijos, dos de los cuales están en el seminario, nos cuentan su testimonio como familia que vive entregada y abandono a Dios.

La Diócesis de San Sebastián nos ofrece su testimonio

Artículo anteriorLa defensa de la vida se impone en el estado de Texas
Artículo siguienteUn capellán universitario ¿Ateo?