La asociación de capellanes de la universidad de Harvard ha nombrado como presidente a un conocido ateo.

Mons. Barron ha salido a los medios de comunicación para decir que Harvard ha perdido un poco el norte. El Centro católico de Harvard ha dicho, a raíz de las declaraciones de Mons. Barron, que este conocido ateo sólo tiene facultades administrativas y de organización en la capellanía de la universidad.

No dudamos que puede que no tenga más influencia que la de ser un mero organizador, pero no quita que sea la imagen de la capellanía de una universidad un reconocido ateo.

No sólo hay que ser bueno, sino que hay que parecerlo y, en este sentido, no parece que haya sido la decisión más afortunada la que han adoptado la asociación de capellanes de esta universidad de gran prestigio.

Robert Tyrrel

Artículo anteriorUna gran familia de misión en Lituania
Artículo siguiente«La importancia de la unidad de la Iglesia». D. Jesús Higueras