En numerosos medios ha trascendido la gran noticia, que por desgracia es excepcional, pero que supone un gran triunfo en la defensa de la vida.

Así el diario el Mundo informa que, en una decisión histórica, el Tribunal Supremo de Estados Unidos ha roto con el precedente y ha declarado que es legal la ley que entró ayer en vigor en el estado de Texas.

Según detalla el diario, se trata de una ley que prohíbe práctica del aborto a partir del momento en el que el embrión empiece «a mostrar actividad cardiaca» que «pueda ser detectada por los procedimientos médicos habituales», lo que se produje habitualmente en la sexta semana de gestación. En la práctica, esa fecha límite supone prohibir la inmensa mayoría de los abortos, ya que normalmente la embarazada no sabe que lo está hasta una fecha más tardía. La Ley no acepta excepciones como violación o incesto.

Esta ley también prevé la posibilidad de interponer una demanda civil contra aquellos que haya colaborado en un aborto, exceptuando a la embarazada.

Puedes leer esta noticia completa en el diario El Mundo

Artículo anteriorDisfruta el proceso
Artículo siguienteUna gran familia de misión en Lituania