Micaela Menárguez es directora de la Cátedra de Bioética de la Universidad Católica de Murcia e imparte clases de Fecundidad y Planificación Familiar en la Universidad CEU San Pablo. Madre de cuatro. Abuela de tres.

Así nos presenta Aceprensa a esta estudiosa del amor y sexualidad, autora del libro «Sólo quiero que me quieran. Tesoros y trampas del sexo y del amor», a la que ha entrevistado.

El punto medio para ser feliz está en entender el sexo y ordenarlo, en comprender su sentido y su significado. En saber que el sexo no es una opción de ocio, sino expresión de algo muy profundo en el ser humano.

Afirma que «hay un déficit muy potente en educación de los sentimientos que urge compensar. No se trata de negarlos, porque están ahí y son importantes. Tampoco se trata de darles un protagonismo exclusivo. Los sentimientos hay que ordenarlos dentro de la importancia que tienen, ni más ni menos. La elección de la persona apropiada para compartir la vida se debería basar en unos sentimientos ordenados y en un análisis racional».

«Construir juntos una vida es mucho más que química. Es un trabajo arduo, cuyo premio es la felicidad. Y para ello hace falta prepararse, saber qué es posible y qué no, compartir un proyecto y compartir afinidades. Y es importante tener en cuenta la compatibilidad de carácter, porque además de la química, hay que convivir…»

«La sexualidad responsable es la sexualidad con sentido y con significado. Te doy mi cuerpo, y con él, te doy mi vida para siempre mientras te hago sentir cuánto te amo. Y a la vez puedo transmitir la vida. La sexualidad responsable genera una gran felicidad, pero mucha gente se lo pierde».

Te recomiendo que leas completa esta entrevista en Aceprensa

Artículo anteriorQue todo sea verdad
Artículo siguiente¿Es mejor hacerlo o estarse quietos? 🤔