jueves, octubre 21, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSUna experiencia del Camino de Santiago

Una experiencia del Camino de Santiago

Muchas personas optan por hacer el Camino de Santiago para las vacaciones, para huir del calor, para dar un paseo por el Norte. Pero ¿qué es lo que verdaderamente llena al hombre?

En nuestros días, cualquier cosa puede confundirse; cualquier escenario puede corromperse. Pero, lo cierto es, que nada puede llenar tanto como pasar por el “camino” haciendo el bien, andar por la vida con espíritu de servicio y en la búsqueda constante de la verdad, dejando a un lado los placeres y deseos egoístas por algo mucho más grande. Nada puede satisfacernos tanto como devolverle al Camino de Santiago su verdadero sentido: ser peregrinos en un mundo difícil, extraños en tierra extraña pero amados y guiados por Dios; descubriendo el Camino de Santiago como una simulación del camino por la vida, abierto a todo el que no quiera tropezar con las distracciones del mundo.

Esta experiencia nos ha enseñado que no importa la procedencia, la clase social, el poder o el dinero; en el camino todos andamos y nos medimos por nuestras buenas obras y lo que hay en nuestro corazón. Nos hemos dado cuenta de que somos más pequeños y débiles de lo que creemos; que cada persona tiene un mundo interior que solo el Señor conoce y por eso nadie debe ser juzgado, pues “así como juzguemos seremos juzgados, y así como midamos seremos medidos” (Mt 7. 1-5). Debemos ser los pies y las manos del otro y amar en medio de la debilidad, porque el amor es un servicio incondicional al prójimo y estamos llamados a ser reflejo vivo de Dios en el mundo; luz en medio de la oscuridad.

Dios abre caminos y dirige los pasos de quienes lo aman a sitios de descanso: Él es la llama viva del amor, nuestro alimento y refugio. El Camino de Santiago es un reflejo de nuestra existencia, en la que el Señor jamás nos abandona porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

@cristina_gn_

Artículo anteriorFidelidad
Artículo siguiente«Música de un pozo azul». Torborg Nedreaas
RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC