El Padre Christian Díaz Yepes ha vivido el duro momento de acompañar a un niño de apenas 12 años, José María Hernáez Moreno, durante su enfermedad y en su partida al cielo.

Ha escrito en Religión en Libertad esta experiencia, que él llama «de vida eterna». «Niño alegre, listo y valiente, sostuvo su lucha física y espiritual en dos pilares: escuchar la palabra de Dios y nutrirse diariamente de la Santa Comunión».

Padre, las palabras que decimos en el Avemaría son las que le dijo el ángel a la Virgen, ¿verdad? –me preguntó el fin de semana pasado.

–Efectivamente. Sus mismas palabras –le respondí.

–Pues si son las palabras de un ángel –me dijo con mucho asombro y gravedad– habrá que repetirlas bien, no de carrerilla.

Una frase recurrente de sus últimos días: “Quiero que la gente tenga fe, que se den cuenta…”. Su preocupación era que todos nos demos de que Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía.

Muchos de tus amigos y gente que conoces van a misa y reciben al Señor, Josemari –le dije para animarlo.

–Pero todavía falta –me respondió–. Tenemos que darnos cuenta de quién es Dios.

Puedes leer este testimonio completo en Religión en Libertad

Artículo anterior«Cuando el Señor te mira a los ojos, no te importa dejarlo todo»
Artículo siguienteTestimonio impresionante de una familia misionera