Monseñor Georg Gänswein, secretario personal de Benedicto XVI (desde diez años antes de ser elegido Sucesor de Pedro) y ratificado como Prefecto de la Casa Pontificia por Francisco, este arzobispo alemán de 64 años ha sido no solo testigo, sino también una pieza clave en la relación –y en la transición– entre el Papa emérito y el Pontífice argentino. Recientemente ha publicado el libro Cómo la Iglesia católica puede restaurar nuestra cultura del que la Revista Misión ha publicado algunas de sus interesantes reflexiones:

Para ser difusores creíbles del kerygma [el anuncio de Cristo muerto y resucitado], debemos, fundamentalmente, estar nosotros mismos convencidos de él en primera persona y, sobre todo, dar testimonio con nuestra vida, a pesar y más allá de las dificultades y obstáculos.

Como recuerda a menudo el Papa Francisco, adaptarse a la lógica del mundo, vivir según un espíritu mundano, sería una traición a la fe y al Señor. Para quien cree, la salvación viene solo del Señor y no del mundo, con sus sugestiones hechizantes y sus tentaciones engañosas.

Un punto neurálgico, me gustaría decir que esencial, para nuestra fe es la relación individual con Jesucristo. Evidentemente, toda nuestra existencia surge de Él. Si en la base de nuestra vida no existe el compromiso de establecer una relación directa, viva, profunda y eficaz con el Señor, la fe se empobrece y se convierte en una armadura hipócrita y desconcertante para lucirse ante los demás, pero que ya no toca los resortes íntimos de nuestro ser.

Personalmente, trato cada día de cultivar una relación personal con Cristo, ante todo en la celebración de la Santa Misa, en la oración y en la meditación de la Sagrada Escritura. Todo creyente debe encontrar su forma, su medida, su manera de expresarse y permanecer en una relación viva y nutritiva con Jesucristo.

Te recomiendo que leas completo el artículo en Revista Misión

Artículo anteriorCelia, una nueva postulante para las Madres Concepcionistas
Artículo siguiente¿A dónde vamos a ir! 🚶‍♂️Solo Contigo estamos llenos 💃