La pregunta que hoy hace Jesús a sus discípulos es dura: ¿también vosotros queréis iros? ¿Qué le vamos a contestar cada uno de nosotros? Sus exigencias son duras, pero son la gran puerta de nuestra felicidad 😁

Artículo anterior«Vivir según un espíritu mundano, sería una traición a la fe y al Señor»
Artículo siguienteRezamos por Fernando Cuesta #Rezamos contigo