Publica León noticias la sobrecogedora noticia, valga la redundancia, de la brutal paliza recibida por Don Manuel, párroco de Órbigo.

El sacerdote de 84 años, dormía más allá de las tres de la madrugada cuando un grupo de tres desconocidos llamó al timbre de su casa parroquial. Se identificaron como un grupo de peregrinos en busca de hospicio y solicitando ayuda, y el sacerdote no dudó en bajar de su domicilio particular para prestar asistencia a los caminantes.

Al parece el objetivo era robar dinero, aunque finalmente procedieron a la huida sin lograr botín alguno.

D. Manuel fue atendido en el hospital de León y ahora se encuentra estable.

Puedes leer esta noticia completa en León noticias

Artículo anteriorSubasta su medalla olímpica para pagar la operación de un bebé
Artículo siguiente«La única persona que puede consolar a un corazón roto es Cristo”