Publica Nobbot un artículo que pone de manifiesto que los jóvenes están aprendiendo a tener relaciones sexuales a partir de la pornografía y están imitando actos cuya contemplación puede contribuir a una visión de las mujeres como objetos y al aumento de la violencia de género y la desigualdad.

Un estudio de la Universidad del País Vasco, concluye que la exposición de los adolescentes a un entorno de medios sexualizados estuvo asociada con creencias más fuertes de que las mujeres son objetos sexuales. Se calcula que 7 de cada 10 adolescentes acceden a pornografía a través de su móvil.

Además del impacto que la pornografía puede tener en la salud sexual y psicológica de los adolescentes, las escenas sexuales representadas en la mayoría de los sitios webs gratuitos para adultos promueven la hipermasculinidad, la dominación masculina.

La pornografía mainstream distribuye en algunos casos escenas de violencia y vejación sobre las mujeres que, en ocasiones, se presentan como normalizadas.

Puedes leer este interesante artículo completo en Nobbot

Artículo anteriorRezamos por Haití #Rezamos contigo
Artículo siguienteA esos creyentes que no saben que lo son