lunes, octubre 25, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOS¿Cómo vivo mi Fe?

¿Cómo vivo mi Fe?

Hola me llamo Marina, tengo 16 años y vivo en Toledo.

A lo largo de mi vida vivir la Fe no ha sido algo complicado, ya que he nacido en una familia que me ha educado en la Fe y voy a un colegio cristiano. Todos los domingos vamos a Misa y siempre hemos compartido nuestra Fe con más familias. Pero realmente no empecé a vivirla de verdad hasta que hice la Confirmación. Después, empecé a tomármela más en serio y comencé a ir a un grupo de jóvenes de mi parroquia, a las oraciones arciprestales y a un grupo de chicas adoradoras. También tengo que decir que gracias a que el Señor puso en mi vida a ciertas personas mi Fe ha aumentado.

Nunca me había parado a pensar lo importante que es la Fe, sin ella es como estar vacíos por dentro. Todos los días le pido al Señor que aumente mi Fe y que los que no creen reflexionen y vean que el Señor les ama y que confiando en Él todo es más fácil.

Cuando empiezo ofreciéndole al Señor mi día se me hace más productivo y llevadero. Todos los días veo presente al Señor cuando estoy con mi familia, cuando hablo con mis amigas, cuando me pongo a rezar…

Cuando mejor veo que se vive la Fe, es cuando la comparto con los demás, es como lo que dijo Jesús «Porque donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». Para mí, vivir la Fe en compañía es mejor que solos, ya que te das cuenta de que no eres raro ni nada de eso ni que tampoco estás solo.

¿Cómo vivo la Fe con mi familia? Mi familia y yo estamos consagrados al Sagrado Corazón de Jesús y le rezamos todas las noches en familia, vamos juntos todos los domingos a Misa, cuando hacemos un viaje rezamos el Rosario… ¿Y cómo la vivo con mis amigos? Gracias a Dios tengo amigas con las que voy a oraciones, grupos católicos, convivencias, con las que puedo hablar de Dios… También intento rezar todos los días un misterio, siempre saco un rato para hablar con el Señor y contarle mi día e intento darle gracias cada día por TODO.

Cada vez que vuelvo de una convivencia o una peregrinación me doy cuenta de lo presente que está el Señor en mi vida y de lo mucho que me ayuda. Tenemos que ser luz en este mundo de tinieblas y anunciar que Dios es amor y que nunca nos deja.

Marina Alonso Carrasco

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC