La madrugada de ayer, en la provincia de Badajoz, iban en coche hacia el hospital una mujer de parto y el padre de la criatura, cuando literalmente empezó el alumbramiento.

Según informa el diario Hoy, el padre pidió ayuda a la Guardia Civil. Tras activar el protocolo de auxilios desde la esta Central, los agentes los localizaron estacionados.

El padre de la niña en estado de «shock«, explicó que su esposa acaba de dar a luz en el interior del vehículo y suponía que el bebé no se encontraba con vida. Sin embargo, uno de los agentes apreció signos de vida y, con las indicaciones que les dio el médico por teléfono pudo salvar al pequeño. Minutos después una ambulancia los recogía.

Madre e hija están en prefecto estado de salud.

Puedes leer esta noticia completa en Hoy

Artículo anteriorEl amor de Dios no tiene límites
Artículo siguiente¿Cómo vivo mi Fe?