Un funcionario de prisiones desde hace 18 años, colabora también fuera de su horario como voluntario en la Pastoral Penitenciaria de la diócesis de Valencia, según han indicado fuentes del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado de Valencia.

José D. R., que se considera un hombre fe, “la Iglesia somos todos, cada uno debe hacer su misión día a día y cuando ves una puerta abierta tienes que entrar, y es lo que me pasó a mí con Pastoral Penitenciaria”.

Para José los voluntarios son una pieza clave en el sistema penitenciario porque “son pequeñas luces que iluminan la prisión, un soplo de aire fresco, y allí se les recibe con los brazos abiertos”.

“Mientras atravesaba una mala racha con problemas coincidí con el responsable de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado de Valencia, y a partir de ahí nada volvió a ser igual”.

Puedes conocer más sobre este voluntario en Archidiócesis de Valencia

Artículo anteriorBenjamín Gálvez : «El desafío de una Iglesia joven»
Artículo siguienteEl Arzobispo de Toledo pide respeto para la Madre de Dios