El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, tras la retirada del cartel del concierto de Zahara en el que aparecía la cantante como si fuera la Virgen María con un niño en brazos, ha emitido una nota de prensa, de la que se ha hecho eco el Periódico de Castilla La Mancha.

En ella ha afirmado que considera «intolerable» que, «bajo el amparo de una falsa libertad de expresión, con burlas a nuestras realidades sagradas, se hieran gravemente los sentimientos religiosos de miles de ciudadanos».

Pide «el respeto debido hacia la figura de Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra».

«Todas las imágenes de la Virgen María son siempre, para los católicos, los iconos queridos que nos recuerdan la protección de nuestra Madre del cielo, a la que siempre profesamos cariño y devoción».

 

Artículo anteriorFuncionario de prisiones y voluntario de la pastoral penitenciaria
Artículo siguienteCuida tu fe en la universidad