Un informe del Comité de Bioética, organismo público asesor del Gobierno, sostiene que las órdenes y fundaciones pueden «imponer» su «ideario» a sus trabajadores, pese a que la ley establece que la objeción de conciencia es «individual». Así mismo sostiene que los centros sanitarios dependientes de la Iglesia puedan ver reconocida una objeción «institucional» de conciencia a la Ley de Eutanasia.

Según informa InfoLibre, el comité, que ya se posicionó en contra del derecho a la eutanasia, avala así las pretensiones de la Conferencia Episcopal y de hasta cinco «instituciones religiosas» que trabajan en el sector sanitario.

Presentándose como «instituciones religiosas dedicadas a la asistencia sanitaria», la Orden de San Juan de Dios, la Federación Nacional Lares, Hospitales Católicos de Madrid, la Orden de Religiosos Camilos y la Conferencia Española de Religiosos (Confer) declaraban:

– «Que acelerar la muerte, ya sea por acción o por omisión […], nos parece un daño irreparable que no estamos dispuestos a infringir [sic] a nadie».

– «Que facilitar una acción suicida o una actuación homicida, aunque esta actuación sea solicitada y aceptada por el propio interesado, es un error, porque supone un desprecio por la dignidad humana, ya que suprime a la persona a manos de otras personas».

Te recomiendo que leas el artículo de InfoLibre para que conozcas los detalles sobre este tema.

Artículo anteriorAnte la queja, soluciones
Artículo siguiente«¿Si llevo mal mi enfermedad, qué va a cambiar?»