Homilía de la memoria de Santo Domingo de Guzmán.

Continuamos con el discurso del Pan de Vida. ¿Qué nos dice a cada uno de nosotros?

Artículo anterior¿Es necesario creer en Dios para vivir la castidad?
Artículo siguienteDios está hasta en los pequeños detalles