«La Iglesia -católica- es casa abierta a todos, sin excepción», es el mensaje del obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde en la homilía del día de la fiesta de la Virgen Blanca.

Según publicación de El Diario, el prelado ha incluido un mensaje de condena a la violencia por motivos de orientación sexual y a las dificultades de las personas extranjeras para alquilar viviendas. Ha mostrado su preocupación por una «sociedad polarizada».

«Los reproches continuos, la batalla encarnizada ideológicamente, la aniquilación del contrario, la violencia entre jóvenes, por su orientación sexual o hacía la mujer, hijos y ancianos, y muchos más mensajes de intolerancia son actitudes opuestas al estilo cristiano de vivir en sociedad».

Puedes leer más sobre le mensaje del Obispo de Vitoria en El Diario

Artículo anteriorTestimonio de conversión de Mikel Azurmendi, ex miembro de ETA
Artículo siguienteRespeto ante el interior del otro