La Conferencia Episcopal Española ha publicado recientemente un documento que, tras un discernimiento, establece las líneas pastorales del próximo curso.

El documento titulado  Fieles al envío misionero hace un análisis de la situación actual de España: Asistimos a un proceso de transformación que no ocurre sólo de manera automática como consecuencia de transformaciones tecnológicas y económicas, sino que es impulsado por un intento deliberado de ‘deconstrucción’ o desmontaje de la cosmovisión cristiana. Pareciera que hay un guión bien trazado con calendario y finalidades tremendas”, afirma el documento.

Asistimos a un constructivismo antropológico en las muy extendidas corrientes ideológicas de género y en la aceptación social del aborto y la eutanasia

En este proceso de destrucción de la familia «nos encontramos en una sociedad que va perdiendo progresivamente sus vínculos y precisa rehacerlos e innovarlos para generar ámbitos adecuados para la acogida y desarrollo de las personas y la imprescindible amistad civil para organizar la convivencia. De ahí la importancia de la vida familiar y comunitaria que la Iglesia propone y precisa”, añade este documento episcopal.

En el grupo de “autodenominados católicos la vida comunitaria organizada y el compromiso misionero explícito es pequeño”. Luego hay muchos bautizados que «organizan su vida ‘como si Dios no existiera’, habitualmente no participan de la vida eclesial y manifiestan implícitamente su agnosticismo o ateísmo.»

Entre las dificultades con que se encuentra la Iglesia está la secularización interna: La mundanidad, que pone más la confianza en los medios humanos que en la gracia; algunas expresiones de falta de comunión en la manera de vivir la unidad y la debilidad del testimonio misionero en la plaza pública, en los ambientes e instituciones de los que los católicos formamos parte.

Te recomiendo que leas el documento completo para que te reflexiones sobre cuál puede ser tu aportación además de rezar por la Iglesia y por España: Fieles al envío misionero 

 

Artículo anteriorI Vigilia Juvenil Mariana
Artículo siguiente¿Cómo hacer para que mi pareja se acerque a la fe?