Publica el Diario de Sevilla una semblanza de la Hermana María Luisa Morales Medina, perteneciente a la Compañía de María, que ha fallecido recientemente a los 50 años de edad.

«Quien tiene verdadera fe carece de miedo y la ausencia del recelo es la alegría. Nada que sea alegre es espantoso ni feo. Tú, hiciste de tu protestación una misión de alegría, disipando con tu limpia sonrisa cualquier atisbo de incertidumbre. Abrazaste los votos en un tiempo de valores epidérmicos sin darle ningún carácter de sacrificio ni renuncia, como hacías todas las cosas: con la naturaleza de la lo cierto. La felicidad de tu palabra clara y convencida fue tu mejor prédica y ejemplo. Hablar contigo era un baño de admiración…»

«Uno presentía en tus palabras la Verdad de la Existencia, porque construías tu fe sobre la paradoja sólida de la vacilación».

En Cataluya religión, Montserrat Massó, superiora de la comunidad en la que vivía, ha recordado que «era una mujer llena de vida, una persona alegre, gozosa, que hacía una lectura positiva de las cosas, era muy apasionada de Jesús y tenía un deseo de vivir muy a fondo su vida».

Puedes leer más sobre esta religiosa en el Diario de Sevilla y en Cataluya religión

 

 

 

Artículo anterior«La vida no tiene un factor de suerte, tiene un factor de fe»
Artículo siguienteUnos jóvenes evitan que otro salte por un puente en Sevilla