Testimonio de cinco hermanas que, casualidades de la vida, recibieron la llamada a la vida religiosa en el Instituto Iesu Communio, cada una en un momento  distinto.

Escúchalas porque es un testimonio precioso:

Artículo anterior¿Por qué casarse por la Iglesia?
Artículo siguienteTestimonio: Cómo elegimos vivir la Castidad y transmitirla a los demás