Novela de aventuras, intriga y misterio basada en una hazaña histórica extraordinaria: la primera vuelta al mundo por océanos, mares y estrechos desconocidos y remotos. En 1519, cinco naves partieron del puerto de Sevilla con 239 hombres capitaneados por el portugués Fernando de Magallanes; tres años después, una sola nave con 18 supervivientes, al mando del vasco Juan Sebastián Elcano, regresó a España tras haber cumplido con creces el objetivo de la expedición. En esta agónica travesía, muchos perdieron la vida, entre ellos el capitán Magallanes. Pero, a pesar de los testimonios  de los marinos y de toda la documentación reunida durante años, ¿se puede llegar a conocer la verdad de los hechos?: “Nunca se podrá demostrar lo que ocurrió realmente al otro lado del mundo”.

Intriga, traición, engaños, amor, dudas… todo esto y más siembra este magnífico relato narrado en primera persona por el joven aspirante a cronista, Diego de Soto. Testigo privilegiado de su época, describe con cercanía a los personajes históricos, los investiga e interroga, indaga en su pasado y los trae en carne y hueso a nuestro tiempo con diálogos ágiles, inquietantes y verosímiles. El poder y la fuerza arrebatadora de sus palabras subyugan en esta novela donde se mezclan realidad y ficción para no dejarnos indiferentes.

Con una trama bien urdida, compleja y llena de giros inesperados, cerrada con un asombroso final, el relato sorprende por su audacia frente a la propuesta histórica oficial y por su sólida base en la consulta y uso  de la documentación sobre los hechos acaecidos. Así, el autor, Tony Gratacós, se siente deudor del inestimable trabajo de José Toribio Medina, historiador chileno de finales del siglo XIX que, en su monumental obra El descubrimiento del Océano Pacífico, estudia y referencia la expedición de Magallanes con todo lujo de detalles. Afirma Tony Gratacós, en los agradecimientos del libro, que algunos juzgarán que la novela se toma demasiadas licencias con los hechos conocidos… “pero lo escrito aquí no resulta del todo inverosímil si nos atenemos al contexto histórico de 1520, en el que dos superpotencias se disputaban el dominio del mundo”. Esto es y así es la Literatura: búsqueda, pasión, reflexión, originalidad, creación del autor y “recreación” de los lectores, para disfrutar en todos los sentidos.

Reseña de Ana María Díaz Barranco para Club del lector

Artículo anteriorMadre Verónica Mª – Meditación acerca de la Bella Pastora
Artículo siguienteAnthony llegó a España en patera, ahora se prepara para el sacerdocio