El surfista brasileño Italo Ferreira ganó recientemente la primera medalla de oro de este deporte en los Juegos Olímpicos, es una persona de fe que reza todos los días.

Como ChurchPOP detalla cómo el deportista reza todos los días a las 3 de la madrugada porque es cuando hay más silencio: «Es el mejor momento para hablar con Él porque todos los demás duermen y luego Él me presta más atención”.

El surfista reveló que su fe viene de casa y que, además, tiene un intercesor poderoso: “Mi madre que me enseñó. De hecho, creo que me sale cosas por ella, porque ella es la que sostiene la ola y también reza, va al altar y todo”.

Puedes leer este artículo completo en ChurchPOP

Artículo anteriorCristián Mackenna: «La solución, una noticia»
Artículo siguiente«Las mujeres cristianas tenemos el desafío de aspirar a ser santas»