domingo, septiembre 26, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOS"No me puedo creer que haya visto a Dios"

«No me puedo creer que haya visto a Dios»

Mi nombre es Patricia Blume López, tengo 23 años y soy de Barcelona.

He tenido la suerte de haberme educado en un entorno cristiano tanto en la familia como en el colegio. Siempre me han transmitido los valores a través de la vida de Jesús para ser una buena persona y seguir sus pasos, así que estoy plenamente agradecida a Dios por la educación que he tenido. No solamente por la educación que he recibido a lo largo de mi etapa escolar, si no también me siento gratamente afortunada de tener lo que tengo, es decir, un hogar, una familia unida, una buena salud y buenas amistades.

Hasta hace muy poco he empezado a experimentar la fe cristiana por mi propia voluntad. Gracias a un voluntariado al Líbano, sentí que Dios me estaba mirando a través de los ojos de un sacerdote libanés que había realizado cosas maravillosas en su vida. Con esa mirada, sentí que Dios me quería decir algo, que no estaba sola y que estaba a mi lado. Me quedé en shock y me puse a llorar, en ese momento pensé: “No me puedo creer que haya visto a Dios”. En ese momento supe que Dios estaba a mi lado y que me escuchaba, que después de la tormenta viene la calma, es decir, después de la mala época viene algo bueno.

Gracias a este voluntariado, lo que iba viviendo cada día con los testimonios de la gente y lo que habían vivido las familias refugiadas no dejé de creer y me di cuenta que ellos me estaban dando más de lo que yo les podía dar de mí.

Ahora no dejo de pedir perdón por mis pecados y lo que hago mal, le doy las gracias a Dios por lo afortunada que soy de haber tenido lo que tengo y de haber podido ser lo que soy ahora. Le pido por mis intenciones y sobre todo por aquellas personas que no tienen la posibilidad de estudiar, los enfermos que no se pueden curar, aquellos que tienen a una familia que mantener, que no tienen qué comer o donde dormir.

 

Intento tener muy presentes a Jesús y a la Virgen María a la que también dedico mis oraciones, peticiones y mis intenciones yendo a la misa los domingos, a hora santa, rezando en mi parroquia o en ratos libres que tengo en mi día a día y como siempre antes de irme a dormir.

Me motiva mucho las canciones de Hakuna y de Casting Crowns mientras pienso en mis intenciones y sobre cómo puedo dar más de mí al día siguiente o mejorar mis actos del día a día.

Para mi la fe ahora es esencial, más que antes y más que nunca. Sé que Dios me escucha en mis preocupaciones y mis peticiones, aunque a veces sea difícil de conseguir, sé que Él confía en mí y siento que sabe que voy a conseguirlo cueste lo que cueste.

Ahora sé que tengo fe plena en Dios, sé que Él camina conmigo y me hace sentir segura y más feliz a Su lado.

Patricia Blume López

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC