Rubén Ruiz acaba de ser nombrado Vicario episcopal de la Vicaría I de la Iglesia de Aragón, cuya misión es ayudar al Obispo en su tarea episcopal.

Al ser preguntado sobre de qué manera va a afrontar el nuevo cargo ha respondido: «El proyecto que tenemos es el Evangelio: seguir ilusionando con la Buena Noticia a los de casa, pero también a los alejados y a los ausentes. Para ello nos pondremos en sintonía con el nuevo proyecto diocesano que, a partir de septiembre, se pondrá en marcha. El trabajo con los jóvenes, las familias cristianas y todo lo que suponen los distintos procesos catequéticos será prioritario. También tendremos que ser audaces y creativos e intentar llegar a los que hasta ahora no han descubierto al Señor.  Somos todos discípulos de Jesús, formamos un gran equipo, ¡ánimo!»

Para toda esta labor cuenta, entre otros, con un buen número de laicos comprometidos con la tarea pastoral en las Parroquias.

Puedes leer esta noticia completa en Iglesia de Aragón

Artículo anterior«No me puedo creer que haya visto a Dios»
Artículo siguienteEl Señor cambió los planes | Diosidencias | HAM