Hace unos días, publica ABC, se debatía en el parlamento catalán una moción que instaba a la Generalitat a garantizar el acceso al aborto en toda Cataluña.

Una diputada, sin embargo, hizo un alegato en el que, entre otras cosas dijo:

«Me horroriza sentir hablar de libre aborto y de menores que pueden interrumpir un embarazo sin el acompañamiento y el conocimiento de sus padres».

«Estamos convirtiendo nuestra sociedad en una sociedad hedonista y egoísta».

«Pretenden que la administración regule las conciencias. ¿Quieren erradicar la objeción conciencia de los médicos? Eso es lo que están proponiendo».

«¿Realmente estamos dando alternativas a las mujeres que se lo plantean (un aborto)?. No hay libre elección si no hay alternativa. Ni en el tema del aborto ni en el de la eutanasia. Si no doy una alternativa no hay libre elección para quien toma esa decisión».

Un alegato lleno de sentido común que, por excepcional, es noticia.

Puedes leer este artículo completo en diario ABC

Artículo anteriorAnte la duda, la Cruz
Artículo siguienteEl Card. Sarah estará en la fiesta de la juventud de Medjugorje