El Debate de Hoy publica un artículo muy interesante en el que describe un panorama preocupante en Europa y América por el descenso de vocaciones al sacerdocio, mientras que en los continentes africano y asiático están aumentando.

«Los cinco seminarios con que contaba Tanzania hasta hace pocos meses están abarrotados. En el pasado mes de diciembre se inauguró uno nuevo, en Kahama, que cuenta ya con 106 estudiantes y que ofrece más de 400 plazas para afrontar las previsiones de los próximos años.» «África Central hay un crecimiento constante de conversiones, bautismos y vocaciones, como en buena parte del continente.»

«La labor caritativa de la Iglesia en África y Asia durante las últimas décadas y, en muchas ocasiones, la persecución a la fe, son alicientes para muchos jóvenes de estos dos continentes». Las obras asistenciales de esos continentes en las que atienden a tantos menores, suelen ser semilleros de vocaciones. «El ejemplo de los misioneros llegados de otros países para transmitir la fe ha sido determinante».

Son datos que nos debían hacer reflexionar y espolear para no quedarnos impasibles y hacer algo, cada uno desde su sitio.

Puedes leer el artículo completo en El Debate de Hoy

Artículo anterior«El infierno de los jemeres rojos». Denise Affonço
Artículo siguienteJesús nos sueña juntos