Inicio CATEQUESIS Y todos querían acercarse a Él

Y todos querían acercarse a Él

0
Y todos querían acercarse a Él

Sin duda alguna, todo el Evangelio más allá del trasfondo de amor que tiene, muchas de sus partes son un auténtico misterio, o de ellas pueden sacarse libros enteros de conclusiones. Honestamente creo que no es casualidad, responde a ese propósito divino de la voluntad del Padre de que los hombres le busquen incansablemente hasta encontrarle.

Por todo el Evangelio hay muchos personajes que eran marginados de la sociedad de aquel momento (leprosos, María la Magdalena, Zaqueo, el buen ladrón, etc.). Todos ellos tenían algo en común: eran desechados por la sociedad y tenían auténtica necesidad de ver a Jesús. Era un deseo irracional, sabían que les iba la vida en ello. En una sociedad que los trataba como lo peor, Jesús era su única esperanza. Una de ellas incluso le “roba” un milagro a Jesús, tocándole la túnica y quedando curada. Ese deseo de estar con el Señor era lo que les movía a actuar contra todo. Incluso a Zaqueo, su deseo y amor eran tan grandes que le llevaron a subirse a un árbol. Y entre todo el tumulto, cuando nadie veía a Zaqueo el Señor lo descubrió y dijo: “baja, hoy duermo en tu casa.” Que historias tan bonitas de deseo y necesidad de acercamiento a nuestro querido Dios, ojalá en nuestro corazón arda con la misma intensidad.

Y el Señor en ningún momento les rechaza, no se asusta, al revés: “anda, ve, tu fe te ha curado”. Repetía tantas veces. Jesús no quiere grandes cosas, únicamente quiere tu fe y la mía, la de todos nosotros. Decía una Santa que sin fe, Jesús tiene las manos atadas para hacer milagros en nuestra vida. Confiemos.

Jesús también quiere le imitemos, que nos acerquemos al pobre, al necesitado, al amigo que necesita de un consejo, al que pide pan en la acera de la calle. Todos ellos son buenos ejemplos para la caridad, para que nosotros también como Jesús en su época nos acerquemos a los que están mas fuera que dentro de esta sociedad que no se detiene un solo segundo en su crecimiento y en sus tendencias. Recordemos siempre: “aquello que hagáis a estos mis más humildes hermanos, a mi me lo habéis hecho.”

Carlos García Moreno