Roberto Mancini, el entrenador de la Italia campeona de la Eurocopa se declara católico y persona de fe. Y no ha dudado en hablar de Dios en distintas entrevistas. Tampoco de Medjugorje, un lugar de gran importancia en su vida espiritual. Religión en Libertad nos acerca al Mancini creyente y al que parece  que lo más importante en la vida es el amor.

“La fe siempre ha estado en mi familia”, afirmaba Mancini en una entrevista, donde confiesa que “una hora en misa es mejor que cualquier otra hora”. Cuenta que es «un creyente católico, practicante. Crecí en el oratorio debajo de la casa, fue una gran suerte”.

El capellán de un equipo italiano le habló por primera vez a Medjugorje y finalmente fue en 2012. Después de ese viaje a comenzó una remontada que culminó en la última jornada y la victoria de la Premier League de 2012, fiesta de Nuestra Señora de Fátima. Mancini repitió varias veces: “La fe me ha ayudado mucho en la vida, no en el trabajo, porque creo que el Señor y la Virgen tienen cosas mucho más importantes que resolver. Sin embargo, estoy convencido de que quien reza con fe recibe ayuda”.

Puedes leer este artículo completo en Religión en Libertad

Artículo anterior«El Señor me va a ayudar». Cris Gaztelu momentos antes de su partida
Artículo siguienteEl poder de la oración | Diosidencias | HAM