José María Michavila, exministro de Justicia, nos ofrece, a través de Cope, su testimonio de fe, tras la muerte de su esposa Irene Vázquez, hace casi 8 años, tras dar a luz al quinto hijo del matrimonio.

El exministro ha compartido cómo fueron las dos semanas acompañando a su mujer antes de su muerte, con misas diarias en el hospital y con la suerte de que su mujer, Irene, vivió un proceso de acercamiento a Dios excepcional. Al volver del hospital, 48 horas después del derrame cerebral de su mujer, la hija mayor del matrimonio le dijo «haya pasado lo que haya pasado tú siempre has dicho que Dios nos ha mimado mucho y lo va a seguir haciendo». A lo que él mismo añadía que la muerte de Irene le ha «reforzado la fe», unas palabras que reflejan la fe de toda la familia.

Cuando entró en política su vocación era de servicio y así entiende que debe ser la de todo político. «Es imposible ser feliz mirándote a uno mismo».

Puedes leer la entrevista completa en Cope

Artículo anteriorPescadores
Artículo siguienteTestimonio de Fe de Alba Ruiz Allende