Los Rescatadores de Juan Pablo II cuentan cómo se han encontrado mujeres que después de abortar «comentan la frase que nos rompe por dentro: ¿Porqué no estabais ahí cuando entré a abortar? No hubiera abortado. Desgraciadamente hemos llegado tarde. Y a los Rescatadores nos deja muy mal. Esta mujer rota por haber decidido que su hijo no viva promete salvar otros bebés.  Va a convencer a una amiga para que no aborte, que no tome la decisión equivocada que ella ha tomado. Ya no puede volver atrás. ¡Esto es un HORROR!.»

Artículo anterior«Diario en prisión». Card. George Pell
Artículo siguienteEra capitán surcoreano y hoy es Carmelita Descalzo en España